Un gran movimiento desde las escuelas para decir ¡Basta de violencia contra las mujeres!

Por Pamela (mamá de la escuela pública) y Sol (psicóloga y docente de escuela media)

Este año las trabajadoras de la educación de la 9 de abril y Pan y Rosas nos organizamos para viajar al Encuentro Nacional de Mujeres. Junto a afiliadas y no afiliadas docentes, trabajadoras de cocina, preceptoras y mamás de las escuelas, pusimos en pie la Comisión de Mujeres de Ademys y realizamos un Preencuentro en el que -por primera vez en nuestro sindicato- debatimos y nos organizamos para viajar con delegación propia. Fue fruto de una intensa actividad que impulsamos como parte de la campaña por los derechos de las mujeres: recorriendo colegios, reuniéndonos para debatir sobre nuestra situación y la de las jóvenes y mamás de las escuelas, dando respuesta activa en los distritos ante cada caso de niñas desaparecidas a manos de las mafiosas redes de trata y exigiendo a las conducciones sindicales que estén a la cabeza de la organización de la búsqueda, movilizándonos por el aborto legal, seguro y gratuito y la educación sexual laica, dando la pelea para rodear de apoyo a las trabajadoras precarizadas ydespedidas de la alimenticia Soriano, ¡que son también las mamás de las escuelas! y bancando las tomas que impulsaron miles de estudiantes en defensa de la educación pública. Junto a decenas de docentes, cocineras, estudiantes terciaras y mamás, algunas de ellas inmigrantes bolivianas y peruanas, participamos también del Curso “Los aportes de los estudios de género a educación”, que impulsamos desde Ademys con nuestras compañeras Andrea D`Atri y Sol Bajar. La convicción que conquistamos no podía quedar ahí. ¡Más de 30 compañeras volvimos a reunirnos tras el Encuentro de Mujeres en un gran asado, del que participaron también nuestras familias, y decidimos sacar nuestra propia publicación, ¡para que muchas más se sumen! “Las mujeres

tenemos que organizarnos en un gran movimiento… y las trans también tenemos que estar ahí”, dijo Mar. Vero, que escuchaba con atención, agregó que como docente, hija de inmigrantes y pobladora de Soldati también quería hacerlo: “un gran movimiento que confíe solo en sus propias fuerzas, porque ya lo vimos en el Indoamericano, cuando asesinaron a Mariano Ferreyra y cada vez que salimos a luchar: nada favorable a los derechos de las mujeres y nuestras familias podremos esperar de Macri, Cristina, los burócratas sindicales o la oposición patronal”. Una fuerza arrolladora para impulsar un gran movimiento de mujeres Decidimos asumir juntas un desafío claro: ser protagonistas de la pelea por desarrollar un gran movimiento de mujeres que una por abajo esa fuerza arrolladora que la iglesia, el estado y sus gobiernos, patrones y burocracias sindicales siempre buscan dividir. Por eso, mientras las cacerolas resuenan exigiendo “más seguridad” y dólares para gastar en el verano y Cristina nos acusa de “trabajar 4 horas por día” y tener “3 meses de vacaciones”, nosotras nos organizamos para imponer nuestra propia agenda de lucha junto a miles de mujeres que se organizan con Pan y Rosas en todo el país. Sabemos que por nuestro rol en las escuelas llegamos a toda la sociedad y esto tiene una enorme potencialidad, por eso queremos extender esta experiencia a toda la docencia y multiplicarla por miles. Y por eso también nos organizamos para recuperar nuestros sindicatos, para que no sean las ataduras de las conducciones de los gremios con los gobiernos de turno y las distintas variantes de la oposición patronal las que decidan por nosotrxs. Un enorme punto de apoyo y, a la vez, un gran ejemplo, es el de nuestras compañeras docentes de la Agrupación Negra en Neuquén, que conquistaron junto al Frente Único Para Recuperar ATEN – FURA ese importante sindicato, a manos de la burocracia kirchnerista celeste. Por eso, a la vez que peleamos porque se coordinen los esfuerzos de todos los sectores antiburocráticos y combativos que salen a luchar, ¡peleamos por recuperar los sindicatos, para que tomen como propia la bandera por nuestros derechos, para que no haya una sola muerta más por aborto clandestino, para desmantelar las redes de trata y acabar con la violencia contra las mujeres, para terminar con la precarización del trabajo y todas las condiciones laborales que nos pisotean doblemente, como trabajadoras y como mujeres! En esta publicación, junto al suplemento nacional de Pan y Rosas y siendo el mes de lucha contra la violencia hacia las mujeres (ver páginas centrales), distintas compañeras relatan experiencias que reflejan algunas de las formas de viole

ncia que sufrimos cotidianamente las mujeres y que nos llenan de motivos para organizarnos en un gran movimiento, por todas nuestras demandas.

También compañerxs gays, lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales (GLTTB), que comienzan a organizarse con nosotras, hacen oir su voz. Pelear codo a codo con quienes se ponen de pie en cada lugar de trabajo y estudio es una tarea primordial: ¡esa es la fuerza arrolladora que queremos conquistar! Las trabajadoras y trabajadores de la educación y mamás de la escuela pública que realizamos esta hoja, te invitamos a que la tomes en tus manos y sirva como herramienta de debate y organización de nuevos y nuevas compañeras.

Category: Noticias

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. […] Un gran movimiento desde las escuelas para decir ¡Basta de violencia contra las mujeres! […]

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.