La desidia del PRO causó una nueva muerte, esta vez en la escuela pública

Otra muerte obrera más a causa de la desidia gubernamental y la codicia empresarial.
Cuando aún no terminamos de contar los muertos por el crimen social de las inundaciones, nos enteramos de la muerte de un trabajador en la escuela 17 DE 7. “Fue un accidente, responsabilidad del operario” declararon cínicamente los funcionarios que cobran diez veces más que el joven fallecido. Lo mismo dijeron ante la muerte del trabajador de la línea B del subte en las últimas inundaciones. Y no nos podemos olvidar de todos los muertos en La Plata, en la estación Once, en Cromañón, de los cientos que mueren al año en “accidentes” laborales. Todas muertes evitables. Todas con los mismos culpables.
El día martes 16, dos operarios de la firma Mejoramientos Hospitalarios S.A., empresa tercerizada contratada por el gobierno porteño, fueron a hacer un relevamiento por problemas de humedad en esta escuela. Uno de ellos, Gerardo Rodríguez, un joven de 20 años, le pidió a la directora que los acompañara al techo para ver por dónde se filtraba el agua. Una vez arriba, haciendo su trabajo, cayó desde el techo de un 2do piso al patio, donde estaban los/as alumnos/as de 6° grado en la clase de educación física. Sin arnés, sin casco, sin guantes.
Las docentes, los niños y niñas lo vieron caer, lo vieron agonizar, dejando un traumático recuerdo en sus retinas. Porque los arreglos se hacen (sí es que se hacen) mientras damos clases, mientras los alumnos se recrean en los patios y los pasillos. Las clases ocurren entre cables pelados, escombros, andamios y escaleras. Todo para abaratar los ya miserables costos asignados a una infraestructura decadente.
Es otra muerte por la desidia y la falta de inversión por parte del gobierno de Macri. Porque contrata empresas negreras, tercerizando el empleo, sin cumplir con las normas de seguridad necesarias para los trabajadores/as, para la docencia, para el estudiantado, poniéndolos en riesgo día a día, y dejando al azar que no ocurran tragedias mayo-res. Año a año aumentan el subsidio a las escuelas privadas y religiosas, mientras achican notablemente el presupuesto a las escuelas públicas. Y el presupuesto destinado a infraestructura, siempre lo sub-ejecutan.
Después de diez años de crecimiento a tasas chinas, la infraestructura social, habitacional y sanitaria del país está en ruinas. En CABA las escuelas y hospitales se caen a pedazos mientras se habilitan millonarios fondos para especulativos negociados inmobiliarios.
El lunes 22 desde la Corriente 9 de Abril participamos del abrazo a la escuela 17 DE 7 y de la posterior asamblea conjunta de docentes, papás, mamás y estudiantes. Allí definimos coordinar acciones para conseguir justicia por Gerardo, contención para la situación traumática de docentes y alumnos/as, y que se finalicen los arreglos necesarios en condiciones seguras para la integridad física de todos.
Por una escuela pública, laica, científica, gratuita y con las condiciones necesarias de seguridad e higiene.
Basta de muertes obreras. Justicia para Gerardo. Que los responsables políticos y empresariales de su muerte la paguen.

Category: Noticias

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. […] La desidia del PRO causó una nueva muerte, esta vez en la escuela pública […]

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.