CbaNoticias: entrevista a los candidatos de la marrón clasista

Publicado el 13 de septiembre de 2010 en CbaNoticias
Elección CTA / Lista 4 Marrón Clasista:

“Son dos políticas de conciliación de clases, con la patronal del empresariado nacional y del campo” Por Andrés Oliva | aoliva@cbanoticias.net
La Central de Trabajadores Argentinos (CTA) dirimirá este 23 de septiembre qué rumbo tomar ante los próximos años. Nunca hubo una elección donde se ensancharan las diferencias. La lista que siempre condujo a la central, la Germán Abdala, se dividió en dos posicionamientos ante, principalmente, el gobierno nacional.
Otra circunstancia que ocurrirá es que la izquierda se presentará en tres listas diferentes, impulsadas centralmente por el Partido Obrero (PO) -lista 3-, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) -lista 4- y el Movimiento Al Socialismo (MAS) -lista 5-.
Si bien, desde CbaNoticias, ya conversamos con “Pecho” Bardach de la Lista 10 -con cercanías al kirchnerismo- y Cacho Mengarelli de la Lista 1 -con un perfil opositor- , consideramos oportuno conocer las ideas y acciones de la izquierda que forma parte de la CTA. Por ello, comenzamos con Andrés Damiani y Erica Guazzaroni de la Lista 4 Marrón Clasista, ambos docentes y militantes del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).
Un lugar común -desde una mirada externa- es preguntarse por qué no se logró la unidad de las partes, que permitiera la construcción de un frente que disputara la conducción y no fueran meramente testimoniales. “Con el Partido Obrero de planteos y programas casi no tenemos diferencias. Pero los compañeros del PO priorizaron sus necesidades de aparato. En el caso de Izquierda Socialista, son capaces de ir con cualquiera antes que con las fuerzas de izquierda del troskismo”, fue la respuesta de Andrés Damiani, delegado docente que integra la Lista 4 Marrón Clasista, que presenta candidatos en el orden nacional.
“Planteamos una lista clasista en la CTA, independiente de los patrones y solidaria con los trabajadores en lucha”, definió Damiani, profesor de Historia. Y a modo de ejemplo, lo concretizó en que, desde la lista Marrón, apoyaron el año pasado la lucha de los trabajadores de Iveco y, este año, hicieron dos festivales en apoyo a la lucha de los empleados de Arcor.
La lista Marrón –cuyo color fue elegido por haber sido el característico de todos los triunfos en las décadas del sesenta y setenta por militantes sindicales clasistas- es encabezada por José Montes, delegado paritario del Astillero Río Santiago, quien se postula como secretario general. Acompañado como adjuntos por Graciela Frañol, docente de Neuquén, y José Soto, dirigente del sindicato de trabajadores del ajo en Mendoza.
Damiani descartó que sea un avance para los trabajadores el triunfo de alguna de las dos listas, que históricamente han conducido la CTA. Con matices, formarían parte del mismo tronco. “Hay dos proyectos patronales. Yasky no salió de un repollo, hoy se acerca a Moyano, al PJ y cada vez es más kirchnerista. El caso de la lista de De Genaro, muchos compañeros se equivocaron y terminaron abrazando a la Sociedad Rural. Es un frente donde se juntan todos nomás para mantenerse”, aseguró.
Mientras que Guazzaroni profundizó la argumentación refiriéndose a que tanto Yasky como De Gennaro “se encargaron de dividir todas las luchas”. Y agregó: “Por ejemplo, este año dejaron solos a los docentes de Neuquén. Son dos políticas de conciliación de clases. Por un lado, apoyan a la patronal del empresariado nacional y, del otro, a las patronales del campo. Mientras que los trabajadores debemos tener una política completamente independiente”.
Con una perspectiva clasista y antiburocrática
Karl Marx describió a la sociedad capitalista del siglo XIX, caracterizándola con la presencia de la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, según la división del trabajo y la posición ocupada en el modo de producción.
En el capitalismo, los trabajadores comenzaron a organizarse en sindicatos, como forma de lucha colectiva ante los propietarios del capital. A medida que fueron avanzando, el sistema los fue amoldando según sus necesidades, se burocratizaron. Aceptando la negociación y conciliación de clase como proyecto político.
En cambio, Andrés Damiani recalcó que las características principales de la Lista Marrón son el clasismo y el antiburocratismo. Un ejemplo es Raúl Godoy, quien era secretario general del gremio de los ceramistas en Neuquén, y volvió a su puesto de trabajo de siempre. La antiburocracia no sólo se construye en los discursos sino también en las prácticas.
Después de la traición al neoliberalismo de los dirigentes sindicales, el descreimiento sobre la burocracia avanza últimamente. En todo el país, florecen delegados y comisiones de base arrebatadas a los “gordos”. Una de las corrientes que aglutina este incipiente fenómeno es la lista Marrón, que cuenta -según relató Damiani- con más de 800 delegados sindicales en todo el país.
En Córdoba, el año pasado surgieron delegados de las fábricas de automóviles y autopartistas que no aceptaban las negociaciones y acuerdos entre las empresas y la dirigencia sindical. Tras meses de conflicto, Damiani contó que “Augusto Varas y Omar Dragún (secretarios generales de la UOM y SMATA) resolvieron el conflicto echando a los delegados internos”.
“La disputa en la CTA la vamos a dar en las organizaciones de base, ganando las delegaciones locales. Para eso, se necesita una corriente militante. Y nosotros somos una corriente que crece”, sostuvo Andrés.
“Apostamos a algo nuevo”, sentenció Erica.

Category: Córdoba, Noticias

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.