Exijimos a la CGT Moyano, Barrionuevo, la CTA Micheli y los gremios del transporte un verdadero paro nacional

31M: Exijamos a SUTEBA, UTE, AMSaFe, UEPC y todos los sindicatos provinciales y a la CTERA que convoquen a asambleas para impulsar el paro nacional.

Los gremios del transporte y las centrales opositoras anunciaron un paro contra el impuesto al salario. El llamado es tardío e insuficiente. Con el sindicalismo de izquierda y los sectores combativos. Impulsemos asambleas para exigir que todos los sindicatos adhieran y sea un verdadero paro nacional, activo y con continuidad. El 31M sobran motivos para ir al paro, pero levantando junto a los sectores combativos y el Frente de Izquierda las reivindicaciones de todos los trabajadores, por la continuidad de un plan de lucha y con nuestras propias banderas, de forma independiente tanto del gobierno como de la oposición de los partidos tradicionales.

Se viene el paro

Los gremios del transporte han lanzado un paro para el 31 de marzo. El reclamo es el impuesto “a las ganancias” (mal llamado así, ya que el salario no es ganancia). Se pliegan los bancarios, y las CGT de Moyano. También la CTA Micheli y la CGT de Barrionuevo. El martes 31 puede ser un gran paro si los trabajadores pueden tomarlo en sus manos.

¿Qué paro necesitamos?

El paro es justo. El impuesto al salario alcanza cada día a más trabajadores, ya que no se modificó el mínimo no imponible y con cada aumento de salario crece el número de los que tributan y las alícuotas que se paga. Pero aunque justo, es un reclamo limitado. Porque menos de un 15% de los trabajadores lo pagan, mientras el 85% restante no. La mitad de los empleados en Argentina gana menos de $5.500 y el 80% de los jubilados $3.822 (con el último aumento). Es una vergüenza que mientras los capitalistas nacionales o extranjeros (sean del campo, de la industria, o de los servicios como las telefónicas y los bancos) ganan fortunas y se la siguen “llevando en pala”, la amplia masa laboriosa tenga que subsistir con la mitad de lo que hoy vale la canasta familiar (estimada en $12.200 por los trabajadores del INDEC que enfrentan la intervención). Después de 12 años de kirchnerismo, con este solo dato queda claro para quien gobernaron Néstor y Cristina. Los reclamos laborales están pendientes frente a la inflación, la precarización, las suspensiones, y hasta los despidos, producto que los capitalistas quieren descargar la crisis sobre los trabajadores. No puede haber ningún despido. En esta convocatoria al 31M por parte de Moyano y los dirigentes de los gremios del transporte, esas reivindicaciones, las de los trabajadores precarizados, las de los que trabajan igual que los demás pero apenas si llegan a cobrar la mitad y carecen de estabilidad laboral, como de costumbre están ausentes. Si hay crisis que la paguen los capitalistas.

Los docentes venimos de hacer un contundente repudio político al acuerdo de Yasky- Cristina y Scioli-Baradel, que buscaba garantizar la paz social en la provincia para la campaña electoral de Scioli. Denunciamos que los funcionarios como Nora de Lucia, gana $52.000 para perseguir y amenazar a los docentes que luchamos. Por su parte, la FEB y Udocba levantaron las medidas de lucha sin obtener nada a cambio. Lo mismo las luchas de Santa Fe, Entre Ríos, Tierra del Fuego y Santa Cruz, entre otras, tampoco tuvieron apoyo nacional de la CGT opositora. Ni siquiera ante la represión que sufrieron los docentes de Córdoba y Santiago del Estero. Baradel y Yasky continuan dándole tregua al gobierno, como toda la burocracia oficialista de la CGT como si los trabajadores no tuviéramos motivos para lucha. Un sector de docentes en todo el país también ve como el impuesto a la cuarta categoría le saca una parte del salario. Los dirigentes sindicales oficialistas se callan y aceptan la política del gobierno. Los que son disidentes u opositores apoyan el paro del transporte, pero igual que sus convocantes intentarán que si se hace sea un paro dominguero y aislado. No piensan incorporar otras reivindicaciones ni darle continuidad. Exijamos un paro nacional activo como parte de un plan de lucha para recuperar el salario y para defender el trabajo. Por paritarias libres y sin techo. Los trabajadores, cuando fuimos convocados como el 10 de abril o el 28 de agosto del año pasado, paramos en forma contundente.

El tema que a ellos los desvela es a qué candidato presidencial de los partidos tradicionales van a apoyar para el 2015. Mientras los dirigentes de la CGT oficialista están en estos días pronunciándose a favor de Daniel Scioli, los de la CGT Moyano todavía no deciden si apoyan a Sergio Massa o al mejor posicionado para presidente, el derechista Mauricio Macri. El líder del Frente Renovador, que hace campaña demagógicamente contra el impuesto al salario, es apoyado por Facundo Moyano, y también por los burócratas del sector de “Los Gordos”, e “Independientes”, junto a Luis Barrionuevo.
Los SUTEBA de izquierda, ADEMyS, AMSAFE Rosario y todas las seccionales y sindicatos en manos de la oposición debemos discutir desde las escuelas, en asambleas y cuerpos de delegados como tomar este paro en nuestras manos, no solo en defensa del salario, sino por el aumento del presupuesto educativo, de los cupos de comedores, la cosntruccion inmediata de los edifciios escolares que necesitamos, en defensa de nuestra obra social. Ni un peso a los buitres, ni un peso al espionaje. Plata para educación! Y que todo funcionario gane como una maestra!

La oposición del SUTEBA y CTERA, que dirige 9 seccionales en Buenos Aires y otras seccionales y sindicatos exigimos asambleas para votar el paro del 31
Es que debemos parar y movilizar el 31 donde se pueda, pero de ninguna manera tener confianza en que la burocracia sindical lo organice, esos dirigentes acomodados que no viven con el sueldo de un trabajador y que transan con patrones y gobiernos para su beneficio y contra los afiliados que dicen representar.
Desde la izquierda, la referente de la oposición en el SUTEBA, Nathalia González, declaró que “a los trabajadores nos sobran motivos para parar. Pero no confiamos en estos dirigentes que hace meses están en la tregua y que buscan llevar agua al molino de los partidos de la oposición tradicional, así como tampoco en los que apoyan al kirchnerismo. Hay que promover asambleas en todos los lugares de trabajo y parar no sólo contra el impuesto al salario sino por todas las reivindicaciones de los trabajadores, por un salario equivalente al costo de la canasta familiar, por el 82% móvil, para acabar con el trabajo en negro, por la efectivización de los trabajadores contratados, entre otros reclamos”.

Category: Declaraciones y comunicados, La 9 junto a las/os trabajadoras/es, Nacional, Sindicales

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.